“Deforme”, Centro Cultural Ricardo Rojas, Buenos Aires, Argentina, 2012

  • “Deforme”, Centro Cultural Ricardo Rojas, Buenos Aires, Argentina, 2012

  • “Deforme”, Centro Cultural Ricardo Rojas, Buenos Aires, Argentina, 2012

  • “Deforme”, Centro Cultural Ricardo Rojas, Buenos Aires, Argentina, 2012

  • “Deforme”, Centro Cultural Ricardo Rojas, Buenos Aires, Argentina, 2012

  • “Deforme”, Centro Cultural Ricardo Rojas, Buenos Aires, Argentina, 2012

  • “Deforme”, Centro Cultural Ricardo Rojas, Buenos Aires, Argentina, 2012

  • “Deforme”, Centro Cultural Ricardo Rojas, Buenos Aires, Argentina, 2012

  • “Deforme”, Centro Cultural Ricardo Rojas, Buenos Aires, Argentina, 2012

  • “Deforme”, Centro Cultural Ricardo Rojas, Buenos Aires, Argentina, 2012

  • “Deforme”, Centro Cultural Ricardo Rojas, Buenos Aires, Argentina, 2012

  • “Deforme”, Centro Cultural Ricardo Rojas, Buenos Aires, Argentina, 2012

Deforme, por Teo Wainfred y Máximo Jacoby

Todo comenzó con un sí.

Cuando Cynthia Cohen aceptó la idea de Máximo de armar un equipo de trabajo con Teo, para hablar de su obra e intentar ponerle un nombre a las cosas. Pensar en palabras y que aparezcan solas las obras que armen el guión de una muestra.

Y fue así como se trabajó.
Buscando en la obra de Cohen aquellos rasgos que con el tiempo fueron llegando y quedando.
Más allá de los modismos, las escuelas o los aparentes discursos.
Mas allá de la comodidad que produce el nombre que eligen los otros para señalarnos.
Con la mayor libertad que nos fuera posible, intentamos ir sacando, capa por capa, la piel de la superficie.
Y pudimos ver como, quebrando las mismas leyes preestablecidas en los roles de trabajo, iba brotando la lógica interna en base a las preguntas, muchas de ellas sin respuesta, por fuera de la misma obra.

Deforme es el producto de esta investigación.
Con obra que nos parecía importante volver a ver, otra inédita aquí y algún indicio de lo nuevo, fuimos rescatando el gesto que vuelve una y otra vez en la obra de Cohen.

La falta de uniformidad en sus modos de decir.
La monstruosidad y el estallido.
La belleza por defecto.
Los rasgos de aparente realidad.
Que hacen de su obra un aparato de extraña naturaleza. Orgánica y dura. Como esas presencias erráticas que van cambiando de forma, de acuerdo a quien las mire.