“Cacatúas”, Galería del Paseo, Lima, Perú, 2014

  • Cacatúas, Óleo s/lienzo, 160x130 cm., 2014

  • Cacatúas, Óleo s/lienzo, 160x130 cm., 2014

  • Galería del Paseo, Lima, Perú, 2014

  • Galería del Paseo, Lima, Perú, 2014

  • Galería del Paseo, Lima, Perú, 2014

  • Galería del Paseo, Lima, Perú, 2014

  • Galería del Paseo, Lima, Perú, 2014

Cacatúas, por Alberto Passolini

And all around the night sang out
Like cockatoos
(The Cure, 1987)

Entro al estudio de Cynthia a oscuras y en su ausencia.
Cuando la luz invade la sala, una coreografía de cacatúas monumentales se despliega con la gracia y la picardía de los primeros musicales en Technicolor.
Espectador privilegiado, me detengo frente a cada una de estas cacatúas (en realidad son pinturas al óleo de unas figuritas de cerámica esmaltada que representan a estas aves) y las reconozco, con sorpresa, dentro de la tradición del pin-up: esas imágenes de chicas en actitudes provocativas o sugerentes que aparecen en calendarios, por ejemplo.

Como no puede ser de otra manera, vienen a mi memoria y en tropel las “Chicas Vargas”, mujeres irresistibles retratadas con maestría por Alberto Vargas (Perú, 1896- 1982).

El trabajo de este gran dibujante consistía en transmutar la monumental belleza carnal de sus modelos en papel. Gracias a él, los soldados estadounidenses que marchaban a la Segunda Guerra Mundial se sintieron acompañados por estas señoritas que viajaban con ellos reproducidas en naipes, revistas y posters.

De alguna manera, la sensualidad se convirtió en un amuleto de buena suerte; en una belleza protectora.

Cynthia Cohen logra con esta serie la misma alquimia, pero revirtiendo el proceso: En primer lugar, rescata imágenes de pequeños objetos de vitrina que alguien se encargó de modelar, reduciendo en mucho la escala original de las vistosísimas aves. Luego, como delicado gesto hacia ellas, amplía esas imágenes hasta lograr una exuberancia tal que les da a las mismas la seguridad necesaria para que flirteen con nosotros desde sus telas.
Porque ahora ellas son cacatúas pin-up, claro está.

Alberto Passolini, 2014