“Sin Palabras” Centro Cultural Recoleta, Buenos Aires, Argentina, 2008

  • Porque yo no puedo ser vos, Óleo s/lienzo 600x200 cm., 2008

  • Sin Título, Óleo s/lienzo 300x250 cm., 2008

  • Movimiento exagerado, Óleo s/lienzo 200x200 cm., 2008

  • Así te quiero, Óleo s/lienzo 200x200 cm., 2008

  • Como hoja al viento, Óleo s/lienzo 600x200 cm., 2008

Curador Renato Rita

Desde Keep it clean, su primera muestra individual con las mujeres limpiando obsesivamente su casa, Cynthia Cohen describe el complejo universo de la subjetividad femenina. En Sin palabras, la muestra que hoy presenta, la artista deja de lado el rigor geométrico de aquellos inicios y elije un tono sarcástico partiendo del humor parodial. En este sentido se apoya en el lenguaje que usó su maestro Pablo Suarez, para comentar sin concesiones el movimiento de cintura desbordado que pareciera que hay que hacer para no caerse del mapa y seguir jugando. Así surgio su “Movimiento exagerado para la conquista”, un trabajo casi mural en sus 2 metros, donde una mujer se dobla a un punto extremo para poder conseguir esa mirada tan anhelada de un ser que a veces solo existe en el imaginario virtual de un mensaje de texto. Del desdoblamiento viene el salto y como una hoja en el viento sus personajes empiezan a revolotear entre pinceladas de colores. La elección del tono humorístico le permite evadir el discurso crítico y mantenerse al margen de la queja. La risa, con su carácter universal, fue siempre un arma poderosa para abolir provisionalmente las relaciones jerárquicas de los sistemas opresivos. Aun de la sutil cárcel que cada uno se arma. La ambivalencia del humor permite que la artista establezca un juicio sobre la realidad comentada de manera oblicua, distanciada, con una fuerza regeneradora que provoca en el espectador una reflexión profunda sobre aquello que en un primer momento le resulta cómico. Hay un clima de psicodelia pop que atraviesa la muestra, que fue pintada con la inspiración de la música y el movimiento son 2 pilares, que se evidencia en los fondos en apariencia caóticos pero muy precisos. Las figuras se destacan en un primer plano de ese torbellino y se despegan por la intensidad del deseo en sus múltiples piruetas para intentar adaptarse, conciliar, pertenecer y ser aceptado.

Para Cohen hoy la palabra es la imagen. Y el tema es la libertad.

Las muñecas vuelan pero no se confunden, vuelven a otro lugar cambiando de mascara, desdobladas, pero pareciéndose siempre a ellas mismas en su manera de ejercer la condición de moverse y cambiar. Y al ver la muestra uno piensa si todas esas posibilidades del ser no pueden convivir en uno, como en “El Gusanito” de Jorge de la Vega, que allá por los años 60 habia comprendido que “el mundo tiene sentido si se mira decidido todo junto y de una vez. Y si la vida no se lleva repartida: un pedazo del derecho y un pedazo del revés”.
Laura Batkis

“He visto que todo afán y todo éxito en una obra excita la envidia del uno contra el otro. También esto es vanidad y atrapar vientos”.
Eclesiastés (IV)

Efímera, como la belleza en el pensamiento, es toda obra que recorremos y no nos conmueve; hasta que esto ocurre y nos sostiene intemporales. Quizás sobre una imaginaria muralla de Cartago podríamos concebir un espontáneo graffiti en el que leeríamos: “siempre lo mismo”.

Precisa es la manera en que Cynthia construye esta consideración instalando gozosa la inquietante pregunta a la que la belleza, cuando acontece, nos obliga: ¿estoy aún aquí?.
Renato Rita SXXI